Buscar este blog

jueves, 3 de abril de 2014

Papá oso

Relamiéndose tomó la sopa y suspiró.
No fue un suspirito común, ¡no!
Fue un suspirote de recuerdo grandote y muy profundo.
Papá oso sintió dos lágrimas escurriendo muy suavemente; saliendo despacito de sus ojos de oso que brillaban intensamente como estrellas del cielo.
Su nariz chata también se humedeció y algo dulce le apretaba el corazón.
Papá oso recordaba un grande y bonito amor.
Papá oso, relamiéndose, tomó la sopa y suspiró.
Y lloró, ¡agradecido y feliz!
Adivina y aprende,
Enrique.



2 comentarios:

  1. Como siempre Don Enrique, es un placer leerle. Saludos y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Siempre los leo y espero que regreses muy pronto.