Buscar este blog

jueves, 27 de enero de 2011

Hoy

Hoy el amor llenó mi corazón y otras regiones de este universo.
Enrique.

lunes, 24 de enero de 2011

Pensamiento y emoción, cuerpo de energía

Los dias pasan y la vida continúa.
Cada día algo cambia en el flujo de la vida.
A veces, logramos alguna comprensión y la vida se modifica porque modificamos nuestra forma de pensar y de sentir y de actuar.
Ser o no-ser.  ¿Cómo lo sé?
Es simple...   Generalmente, todo lo que creo ser, no soy y ya!   Resuelto está.
Tenemos un cuerpo físico (mayormente líquido) y un cuerpo de energías (Cuerpo Vajra en el Budismo).
Hagamos un experimento:
Sentados, con la espalda recta sin tensión, concentremonos en la respiración, en el aire que entra y sale por la nariz, hasta que nos tranquilicemos.  Pongamos entonces nuestra atención paulatinamente en la coronilla, la frente, la garganta, el corazón, el vientre y en los órganos sexuales (todos centros de energía o chacras).   
Entonces, inclinemos todo nuestro tronco y cabeza hacia la derecha y quedemos como a 45 grados, pero mantengamos la atención en la respiración.   Observemos cómo cambian nuestras emociones y pensamientos.  
Entonces:
Creemos que somos nuestros pensamientos y emociones y eso no es real.  Tenemos que vigilarlos pues generalmente nos atraen mucha confusión, conflicto y sufrimiento.
Con la meditación, vamos abriendo los canales de flujo energético y limpiándolos, de tal forma que hay algún momento en que lo que se alcanza es paz.     Los pensamientos y sentimientos fluyen a través de nuestro cuerpo de energía y nuestro ego piensa que es él, se hace, fabrica una "identidad".  
Las energías negativas, como aquellas de las enfermedades, las preocupaciones, carencias, negatividades, etc., se atoran y hasta causan dolores; las energías positivas fluyen y dan salud, alegría, bienestar y juventud.
Algo mas real surge si logramos calmar todas nuestras energías (pensamientos y sentimientos), mediante la meditación y, después aparecerá sólo nuestra atención intensa en un espacio muy amplio, llenito de luminosidad.   Allí surge la esencia como compasión-amor-sabiduría.   Eso somos.    Allí empieza la meditación y transformamos las energías negativas en positivas.
"LA ENERGÍA SIGUE AL PENSAMIENTO".   Podemos elegir cómo ver y sentir la vida.    Decidamos simplificarla y ser realmente felices.    Con esto, conforme avancemos, todos nuestros problemas se resolverán, por la fuerza de las leyes naturales y atraeremos grandes cosas maravillosas a nosotros.    Es verdad.
    El pensamiento concreto y los sentimientos son enemigos engañosos, sepamos que no somos lo que tenemos, sentimos y/o pensamos, pero si somos lo que surge en ese estado de paz, felicidad y amor que alcanzamos con la meditación y con la oración.
No olvidemos ofrecer todo lo bueno de nuestra vida para que TODOS sean felices.
Pregúntate:
¿Qué soy?,
¿Dónde existo?...  ¿PODRÍAS UBICARTE?
Adivina y aprende.
Enrique.